Constalaciones…¿familiares? ¿sistémicas? ¿estructurales?

Cuando hablamos de constelaciones ¿Familiares? ¿sistémicas? ¿organizacionales? ¿estructurales?

se abre ante nosotros un abanico amplio,  a veces confuso, de ideas y conceptos. A nuestro entender, esta pluralidad es reflejo de la fuerza, juventud y potencialidades de  esta metodología que  desarrolló inicialmente Bert Hellinger y que bebe de fuentes como la terapia sistémica o el psicodrama, entre otras.

Con 25 años de expansión, han surgido diferentes corrientes y maneras de implementarlas, dando lugar a distintos enfoques, dependiendo del ámbito de aplicación, pero también de las aportaciones de otras herramientas terapéuticas e incluso influenciadas por otras disciplinas como la filosofía o las matemáticas. El reto, para nosotros, es buscar aquello que es genuino dentro de cada uno de estos enfoques, e ir definiendo las posibilidades y limitaciones que cada uno de ellos ofrece, dando suficiente espacio para una evolución que tiene mucho que ofrecer en diferentes ámbitos (educación, salud, empresa) para un mayor equilibrio personal y social.

Por otro lado, es tarea de los profesionales de la terapia, diferenciar entre lo que es un trabajo profesional sistémico con constelaciones de lo que no lo es, evitando que el intrusismo o la inconsciencia puedan desprestigiar un método que tiene una gran fuerza para ayudar a personas y grupos a transformarse hacia un mayor bienestar y responsabilidad ante sus propias vidas y proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *