Experiencia en la empresa: desactivar toxicidad en el trabajo, activar emociones positivas

En una ecosistema tots hi tenen cabuda

Estos últimos meses, algunos , directivos, mandos y empleados de una gran empresa hemos trabajado conjuntamente desarrollando competencias para generar relaciones productivas, positivas y que garanticen disponibilidad y rendimiento. También hemos profundizado estrategias para poner límites con firmeza y eliminar toxicidad en los entornos de profesionales. De esta manera augmentar la aportación de energia y talento de las personas.

¿Por qué son importantes las emociones positivas en el mundo del trabajo?

Instaurar un clima positivo  y cuidar la calidad de las relaciones aumenta de la productividad en la empresa. Potenciar las fortalezas de las personas genera un colchón de confianza que permite amortiguar las tensiones, la adversidad y la incertidumbre.

Hablemos de porcentajes:

Algunas investigaciones detallan que las emociones negativas reducen el rendimiento de las personas en un 30% y que el 60% de las emociones en el mundo del trabajo, suelen ser negativas.

¿Como se percibe el malestar?

Veamos una lista de ejemplos: expresión faciales inquietantes, comentarios por los pasillos, dinamicas de alejamiento respecto a una persona, actitudes de callarse, mirar al suelo, silencio persistente; también por “no entender”… equivocarse de forma persistente, hacer bajas, un equipo que no se queja, pero no rinde…

Estos indicios pueden evidenciar que el equipo, el directivo o el trabajador se siente desautoritzado por su superior; o que un directivo se siente asediado por su equipo; o que un mando siente enfado con la alta dirección.

Tres o cuatro de estos indicios juntos, pueden expresan toxicidad, malestar y estancamiento.

¿Es tarea de un empleado o de un directivo contribuir o favorecer el clima irradiante positivo?

Todos en la empresa somos responsables del clima. Los directivos y mandos, son la piedra de toque. Con experiencias muy diversificadas hay que desarrollar

a) La capacidad de percibir las dinàmicas de los sistemas.

b) Desarrollar la capacidad de “lectura” del estado emocional de los colaboradores, de la unidad, del Departamento y del conjunto de la empresa…

c) Capacitar en diseñar emociones potenciadoras .

d) Entrenarse en encontrar las palancas de cambio de dinámica y de establecer un plan realista.

e) En el caso de los directivos, conseguir competencia de liderazgo conversacional para aflorar las emociones que se respiran

f) Instaurar la cultura de aflorar y resolver los problemas orientados a la solución

g) Instaurar la cultura de la madurez y la toma de responsabilidad 

h) Comunicar claramente y practicar la cultura de las interacciones positivas desvelando sentimientos de alegria, reforzamiento, confianza, iniciativa personal y toma de riesgos.

i) Compartir con los diferentes actores el compromiso de anticipar interacciones erróneas.

j) La cultura de poner límites a los elementos de toxicidad.

Las emociones en el trabajo son como un ecosistema de fluvial, que hay que preservar con la temperatura adecuada, alta calidad del suelo y del agua, evitando vertidos intoxicantes. De esta manera todos encuentran su lugar y fluyen con su particular contribución.

Lluïsa Cortada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *